www.LUISMUNIZ.blogspot.com

domingo, noviembre 23

teoria de las ventanas rotas

TEORIA DE LAS VENTANAS ROTAS
En 1969, en la Universidad de Stanford (EEUU), el Prof. Phillip Zimbardo realizó un experimento de psicología social. Dejó dos autos abandonados en la calle, dos autos idénticos, la misma marca, modelo y hasta color. Uno lo dejó en el Bronx , por entonces una zona pobre y conflictiva de Nueva York y el otro en Palo Alto , una zona rica y tranquila de California . Dos autos idénticos abandonados, dos barrios con poblaciones muy diferentes y un equipo de especialistas en psicología social estudiando las conductas de la gente en cada sitio. Resultó que el auto abandonado en el Bronx comenzó a ser bandalizado en pocas horas. Perdió las llantas, el motor, los espejos, el radio, etc. Todo lo aprovechable se lo llevaron, y lo que no lo destruyeron. En cambio el auto abandonado en Palo Alto se mantuvo intacto. Es común atribuir a la pobreza las causas del delito. Atribución en la que coinciden las posiciones ideológicas más conservadoras, (de derecha y de izquierda). Sin embargo, el experimento en cuestión no finalizó ahí, cuando el auto abandonado en el Bronx ya estaba deshecho y el de Palo Alto llevaba una semana impecable, los investigadores rompieron un vidrio del automóvil de Palo Alto . El resultado fue que se desató el mismo proceso que en el Bronx , y el robo, la violencia y el vandalismo redujeron el vehículo al mismo estado que el del barrio pobre. ¿Por qué el vidrio roto en el auto abandonado en un vecindario supuestamente seguro es capaz de disparar todo un proceso delictivo? No se trata de pobreza. Evidentemente es algo que tiene que ver con la psicología humana y con las relaciones sociales. Un vidrio roto en un auto abandonado transmite una idea de deterioro, de desinterés, de despreocupación que va rompiendo códigos de convivencia, como de ausencia de ley, de normas, de reglas, como que vale todo. Cada nuevo ataque que sufre el auto reafirma y multiplica esa idea, hasta que la escalada de actos cada vez peores se vuelve incontenible, desembocando en una violencia irracional. En experimentos posteriores (James Q. Wilson y George Kelling) desarrollaron la 'teoría de las ventanas rotas', misma que desde un punto de vista criminológico concluye que el delito es mayor en las zonas donde el descuido, la suciedad, el desorden y el maltrato son mayores. Si se rompe un vidrio de una ventana de un edificio y nadie lo repara, pronto estarán rotos todos los demás. Si una comunidad exhibe signos de deterioro y esto parece no importarle a nadie, entonces allí se generará el delito. Si se cometen 'pequeñas faltas' (estacionarse en lugar prohibido, exceder el límite de velocidad o pasarse una luz roja) y las mismas no son sancionadas, entonces comenzarán faltas mayores y luego delitos cada vez más graves. Si los parques y otros espacios públicos deteriorados son progresivamente abandonados por la mayoría de la gente (que deja de salir de sus casas por temor a las pandillas), esos mismos espacios abandonados por la gente son progresivamente ocupados por los delincuentes
. La teoría de las ventanas rotas fue aplicada por primera vez a mediados de la década de los 80 en el metro de Nueva York, el cual se había convertido en el punto más peligroso de la ciudad. Se comenzó por combatir las pequeñas transgresiones: graffitis deteriorando el lugar, suciedad de las estaciones, ebriedad entre el público, evasiones del pago del pasaje, pequeños robos y desórdenes Los resultados fueron evidentes. Comenzando por lo pequeño se logró hacer del metro un lugar seguro. Posteriormente, en 1994, Rudolph Giuliani, alcalde de Nueva York , basado en la teoría de las ventanas rotas y en la experiencia del metro, impulsó una política de 'tolerancia cero'. La estrategia consistía en crear comunidades limpias y ordenadas, no permitiendo transgresiones a la ley y a las normas de convivencia urbana . El resultado práctico fue un enorme abatimiento de todos los índices criminales de la ciudad de Nueva York. La expresión 'tolerancia cero' suena a una especie de solución autoritaria y represiva, pero su concepto principal es más bien la prevención y promoción de condiciones sociales de seguridad. No se trata de linchar al delincuente, ni de la prepotencia de la policía, de hecho, respecto de los abusos de autoridad debe también aplicarse la tolerancia cero. No se trata tampoco de la pena de muerte ni del ojo por ojo, ( como algunos políticos oportunistas y pusilánimes de nuestro país han propuesto en estos días), ni siquiera de bajar la edad penal, sino más bien un conjunto de ideas que debidamente aplicadas deberían resultar en un beneficio para cualquier sociedad. No es tolerancia cero frente a la persona que comete el delito, sino tolerancia cero frente al delito > mismo. Se trata de crear comunidades limpias, ordenadas, respetuosas de la ley y de los códigos básicos de la convivencia social humana, como la que no tenemos ahora. Quiero ser optimista y pensar que México ya tocó fondo y por fin vamos a despertar como sociedad. Ojala, por nuestros hijos.

carta a mexico para personas con inteligencia.

para todos los que admiran al narco.. para las que algunas personas conoci algun dia y "amaban" lo que le llamaban la linea en cd juarez y yo las veia al igual como las veo ahora como gente ignorante, como gente que me daba lastima por su forma de pensar, gente que admiraba un ambiente ficticio, que idealizaba como lo mejor, sin pensar que despues sus hijos podrian pertenercer a el.. digo ahorita que bonitos agradescanles, agradescan que cuando su hija sea la prostituta de un narco por dinero, que cuando su ninio sea drogadicto por algun pushador que le ofrecio droga barata ... digan como decian en el ayer que bueno que mi conocido, hermano, tio, cuniado, era el chingon de la linea, me dan lastima, han visto la ciudad en la que viven hoy? en la ciudad que van a vivir nuestras generaciones?, yo ya pase lo duro, a mi no me estresa p[or mi si no por mi familia por la gente a la que amo, no quiero que vivan viendo gente colgada en un puento, gente mutilada en una estacion de policia, gente insessata y sin sentido comun de los valores... si siganse dando en la madre entre ustedes mediocres sin nada que hacer y sin oficio, pero no afecten a gente que aprecio como mi hija y mi familia, yo siempre e estado apartado de esos ambientes porque mezclarnos a nosotros?.. haganse ricos a su manera.. ilucionen a gente de su calania, sigan siendo ustedes no estoy en contra, pero sin mezclar a gente como yo, que tiene valores y a luchado con inteligencia por ser lo que somos ahorita.


Sr. Narcotraficante
Me dirijo a usted por medio de la presente, aun sabiendo que sus múltiples ocupaciones y su escasa formación académica le impidan leer esta carta.
Quiero que sepa que me apena que, como resultado de la mala administración de nuestros gobiernos y de la pésima planeacion en el sistema educativo nacional, nuestro país haya perdido tantos y tan brillantes empresarios como usted. Aunque a su manera, usted si ejerza la profesión, con alguna variantes de ética. Que bueno hubiera sido que las personas que han administrado nuestros impuestos los últimos ochenta anos hubieran tenido su misma habilidad administrativa. Pero esa es solo una divagación de lo que "hubiera" sido.
Ahora que observo ya sin sorpresa como ha diversificado sus negocios incluyendo entre sus servicios el secuestro y el terrorismo, me doy cuenta que seria inútil persuadirlo de abandonar sus actividades amenazandolo con aplicar las leyes que se lo impiden, porque sabemos que tiene la suficiente influencia como para convencer al gobierno de que un obrero que se atraso en el pago de su pie de casa es un delincuente mas peligroso. Sabemos que en el ilusorio caso de que usted sea denunciado, cuenta con los mejores abogados. Y, sabemos también (y esto nos lo ha demostrado frecuentemente los últimos meses), que tiene la mejores y mas sofisticadas armas para el caso de que lo puntos anteriores le fallen.
No Sr. Narco, no lo voy a aburrir pidiendole que cambie de giro a sus empresas, vivimos en una economía de oferta y demanda, y mientra haya gente que le compre sus productos y nadie que le impida venderlos, pues enhorabuena, ojala nunca tenga usted que conocer esa trágica condición que se llama trabajo y mucho menos ese no menos trágico absurdo que se llama pagar impuestos.Lo que si quiero pedirle es que no siga asesinando a gente inocente, a gente que tenia la ilusión de vivir para ver un Mexico diferente. No somos un pueblo cobarde Sr. Narco. Somos un pueblo desarmado y empobrecido que quiere tener la certeza de que sus hijos van a seguir vivos mañana. Somos un pueblo que ha sido golpeado constantemente por intereses externos y que ahora nos destruimos por dentro. Como si después de atropellados nos diera cáncer. Sr. narco, si ya se decidió a envenenarnos, no nos mate a balazos.
También le pido que no se robe nuestras tradiciones. Que no se robe nuestras fiestas populares y las pocas ocasiones que tenemos para olvidar nuestra miseria. Es lo único que nos queda.